Pesimismo

“El mundo de las emociones” 6

 

-La Mentira- 3

     

“No debes irritarte contigo mismo, cuando te ves vencido por tus pasiones o debilidades o caes en descuidos o faltas que quieres evitar, sino humíllate ante Dios y continúa de nuevo tu Camino” Orígenes.

 

     Lo que hace el confidente de mente maquiavélica al otro lado de su personalidad, es decir: en la sombra. Si usted se desayuna un zumo de frutas, ya lo sabe. Lo único que hará es imaginar “algo” malo sobre su persona mientras se desayuna o toma el zumo. Al poco tiempo sentirá que le cae mal (acidez de estómago, mareos, ganas de provocar, etc.) hasta que deja el zumo de la mañana. Aunque pase el tiempo sin probarlo cuando vuelva a tomar el zumo, se sentirá igual en ese principio.

 

Esto es sólo un ejemplo de lo que el “mal” (persona) hará para ir robando sus cualidades, facultades, Virtudes o apoderarse de su mundo procreador, dejándolo sin pensar en esa causa sin ganas de hacer el acto sexual, con su mujer o su amiga y, sólo con la mujer u hombre que le ha estimulado ese mal. El alma se siente igual que el ejemplo anterior, material. Un intruso ha entrado en su casa y tendrá que echarlo como fuere. Si no tiene tanto poder con su mente, (imaginación) entonces utilizará un regalo que usted tendrá en casa o lo llevará encima en alguna ocasión.

 

    Otra de las astucias del mal o de los yo-es del Ego, es llevarle al “pesimismo”. Esta energía maligna cuando habita en su alma es peor que le calumnie. Es la más destructiva de todos los personajes del desgraciado teatro del mundo, en este Planeta. Esa oruga perniciosa es el vacío del alma. Usted es un hipocondríaco. Estará bajo la esclavitud de su médico de cabecera o particular y también sino pone remedio a sus males del sistema nervioso (no se arreglan con pastillas) no saldrá de la consulta del siquiatra.

 

Vivirá una vida sin esperanzas porque va perdiendo su voluntad, aunque se disfrace de la “apariencia” de una seguridad ficticia; el menor pensamiento desgraciado que pase por su mente o un nuevo dolor, esa apariencia desaparecerá. El único que le puede curar es Dios, no hay médico sobre la tierra que le saque de esa Entidad que está viviendo de su cuerpo o alguien que tenga el “Poder” del Padre, para liberarle e inicie de nuevo su Camino hacia Él. El “Pesimismo” casi siempre nace de una soberbia oculta y sutil con apariencias de celo apostólico o deseo del bien general

 

    “La inmortalidad del hombre no consiste en vivir eternamente, ese deseo nace del miedo. Cada momento en que un hombre logra liberarse del miedo es lo que acaba por hacerle inmortal”. Alejandro Magno.