Bohindra Publicaciones

Los Mandamientos

No Dirás...

* La Humanidad *

 

capitulomandamiento

˜ No Mentirás ˜


        La Humanidad en vez de sentir la Vida que está en su materia es Creación divina, miran a Dios como el castigador de la Humanidad cuando ocurren desgracias en el Planeta ¿Dónde está Dios?, preguntan los seres humanos-diablos; por sus bocas está hablando Satanás.


Aún hoy, hay madres que les dicen a su pequeños: Pórtate bien porque sino Dios de castiga. ¡Atroz!  Los regímenes religiosos (Seguidores de Satanás) vienen pagando en sus almas la “Calumnia” que han levantado a través de los siglos al Padre de la Creación cuando abandonan sus materias (Fin de ciclo existencial). Incluso hoy en día la iglesia católica que se llama cristiana y todas las evangelistas continúan con las enseñanzas judías -Jehová- del “dios castigador”.


Tampoco se libran los dirigentes evangelistas de  sufrir en sus almas, las “calumnias” de siglos en contra del Amor Divino. Cuando sucede ese óbito con sus misas y funerales los envían al cielo, sí del infierno. Ningún dirigente de las diferentes religiones que se llaman...y cristianas, conocen a sus almas ni a sus Espíritus, sujetos a sus Egos materiales: Intereses, egoísmos, ambiciones, codicias, rencores, envidias, mentirosos, calumniadores, ( Epístola de San Juan Cap. 4 vers 20: “Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es “mentiroso”. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?

 


     Vamos leyendo poco a poco como los cabecillas usurpadores de la Palabra de Dios, no respetan; veneran, se postran, adoran, reverencian en definitiva con Amor al Padre Creador de la Humanidad, sino de una forma hipócrita (Cara a la galería) cuando sus corazones están lejos de Él.


      Para los que no creen en el Cristo planetario por ser objeto de las religiones que viendo sus desmanes, prefieren buscarlo por otros caminos, también sin querer pasan a la crítica, desconociendo su Camino de la Verdad y de la Vida, juzgando hechos espirituales sin saber quiénes son.


      Por esta razón los fieles de las distintas religiones no podrán alcanzar ningún cielo, porque sus almas llevan las energías del mundo de Satanás: Interés, Temor, Miedo y por desgracia: Mentir. Se miente por el temor de  muchas circunstancias. La cobardía va pegada a sus almas nacidas de la energía mentirosa. Solamente la Sinceridad, aleja del mundo del alma, la pudrición mentirosa.


      Al no creer en la reencarnación, las han multiplicado a través de los siglos creyendo más en la ficción que la Verdad de Cristo. No se preocupan por perfeccionarse sino que lo haga Cristo. Naturalmente que creyendo a Cristo el alma se perfecciona, pero es el individuo (Aprendiz de cristiano) al comprender que ha cometido un error, negligencia o pecado, debe corregirlo, no empezar a rezar, rezar, rezar. Hay que tomar el mando de su vida, responsabilizarse de su alma y su Espíritu. Ser sinceros consigo mismo y con los demás para no caer en la astucia del mal.


No mentir jamás y menos escuchar calumnias; dejarse de chismorrear; no decir mi religión es la única, las demás… ¿Quién eres tú, para decir que es la mejor si no sabes quién eres? No conoces nada de tu vida: Alma. Porque si la conocieras no pertenecería a ninguna. Tu con tu Cristo y su Padre son suficientes, nadie más, Además está escrito. El que hace mi Voluntad, el Padre y Yo vendremos y haremos morada en él. ¿Qué nos dice Cristo? Cuando sucede este acontecimiento, el que cree a Él escucha sus Palabras o las del Padre si anhela manifestarse, porque un hijo suyo está en su Camino de la Verdad y de la Vida.


Todos los religiosos hablan del Espíritu Santo, pero ninguno se refiere al Espíritu de la Verdad, ni al Hijo del Padre que habita en la Morada del Cristiano, ni de su Padre que fue quien le dio la Vida y vive en él. Satanás sabe más por viejo que por ruin, vengándose de Cristo que trajo la Luz del Padre a la Humanidad para que vivieran siempre. Todos tienen miedo al Cristo de la Vida uniéndose a las Tinieblas de Satanás.