Bohindra Publicaciones

Los Mandamientos

No Dirás...

* El Hipócrita *

 

capitulomandamiento

˜ Las Emociones (El Hipócrita) ˜



     Antes de comenzar este artículo, debo dar las gracias a todas las personas que directa o indirectamente me han ayudado a conocerme a mí mismo. Como muy bien dijo Moisés a su madre: “Mamá, sino sufro, ¿cómo aprendo?”.


Para conocerse así mismo hay que ir respetando las Leyes divinas y en ese diario ejercicio uno va aprendiendo; al mismo tiempo se van practicando las Enseñanzas eternas de la Verdad y del sacrificio de los yo-es humanos (emociones) va haciéndose de uno las entendibles palabras: Humillaciones, sufrimientos, desprecios, calumnias, indiferencias, traiciones, renuncias, vencimientos de los afectos humanos.

 


      La Enseñanza del Maestro: El Cristo planetario, fue: “Mi Reino no es de este mundo” y, Enseñó: “Ama a tú prójimo como a ti mismo” (Explicado en artículos anteriores). El Reino de este mundo, lo gobiernan: El qué dirán, el rencor, el orgullo, la soberbia, la Ira; la vanidad, los celos, la envidia, el odio, la lujuria; el egoísmo, la ambición, la codicia; el endiosamiento; el mentiroso, el hipócrita y el cínico; y el interés de todas éstas energías del mundo, que no se ven generalmente, pero sí las sentimos todos los seres humanos. Todas estas palabras en cualquier circunstancia lleva a la persona a la venganza.


     Cuando el Maestro dijo: “Mi Reino no es de este mundo” enseñaba con ello que dicho Reino a través de los siglos, se iba sembrando en los cuerpos mentales, afectivos, emocionales de las personas. Para que éstas no fueran esclavas de las otras energías malignas. Hay “emociones” naturales que vienen del alma animal y hasta hoy viven en el alma humana, incluyendo su cerebro, el cual se rige por los instintos y las otras “emociones” que pertenecen solo a este mundo. Por medio de los milenios se ha sembrado la tierra con sangre, de los siervos, Apóstoles y Profetas; mujeres y hombres de las Ciencias y de las Artes, también asesinados en diferentes épocas para traer al mundo del Planeta, las enseñanzas de la Libertad.


El Maestro dijo: “La Verdad os hará Libres”.


     Vemos en este pequeño comentario cómo las energías malignas, expuestas con palabras, forman la personalidad humana. Dentro del cuerpo físico se encuentra el alma que recibe la Luz: Vida de su Espíritu. El Maestro enseñó: “Vosotros sois Templo del Espíritu” y, para conocernos a nosotros mismos, tenemos el sentimiento del Bien por el Bien mismo, en un principio.