Bohindra Publicaciones

Los Mandamientos

No Codiciarás...

* Esta Ley *

 

˜ Esta Ley ˜

capitulomandamiento

    Esta Ley para la Humanidad no la trajo el Cristo planetario, porque Él cuando hablaba con los judíos, decía, que venía a cumplirla. Por tanto fue Abel, el primero que llegó a esta civilización cuando habló de ello, que tampoco está escrita en ningún sitio, porque naturalmente no les interesaba ni a los judíos y desde ellos hasta nosotros, atrasando considerablemente a la Humanidad.


Sobre todo a las mujeres que han permanecido en la esclavitud hasta hoy en el aprendizaje de sus almas en el Planeta tierra; Hoy, todavía (12.000 años) se preguntan que hacen en la tierra (creyentes,  ateos, agnósticos, laicos, etc.) y surge el pensamiento del diablo: “Hay que vivir la vida porque son dos días”.

 


    Volvamos al tema. El traidor es la energía que separa. Se filtra entre los matrimonios, las relaciones sociales, en la política, en las empresas, las religiones, etc. Los novios, ¿por qué los novios? Porque aparece la figura del padre y le dice a su hija que no le gusta su novio, le amarga su existencia y tiene que dejarlo. Si es la madre, procede igual, (no en todos los hechos). Significa que no son afines. Hasta que encuentre a otro que si es bienvenido en su casa, por ambos.


Es decir, aunque parezca fuerte, ellos (Sus padres) quieren seguir viviendo (Sus Egos, que son los que hablan y eligen) a costa de sus hijos. Es decir: La madre con su novio y el padre con su hija. Así de sencillo e incomprensible para la mente humana, que dicen: Es imposible (por no emplear palabras más grosera con el que escribe). Cuando mueran sus padres, el mal que los unió seguirán viviendo en el astral las aventuras con las materias del  yerno y de la hija.


Pero ésta energía no se presentó así de pronto, viene unida a esa familia desde sus tatarabuelos -por no irnos más atrás en ese círculo familiar- de generaciones en generaciones desde que fue creada, aunque se piensen que se conocieron cuando nacieron. Los seres humanos no saben quiénes son. No están al corriente de sus almas ni de sus Espíritus. Viven la vida, dicen, sin saber de ellos mismos. ¿Qué ocurre con la mujer que se divorcia de su marido, igual el marido? Quieren realizarse en la vida: Así se expresan.


En la búsqueda quieren conocer a alguien distinto a su marido y éste a su mujer. También las/los hay que no quieren conocer a nadie y desean probar a todas las mujeres y hombres que puedan sin comprometerse con nadie. Bastante ha tenido con su mujer/marido para que alguien venga a mortificar su vida. Son sus palabras. Bien, decía que buscaba alguien distinto a su mujer o marido. Como es lógico se encuentran. Pero, ¿quiénes están dentro de los deseos de sus materias? Pues el afín de su mujer y lo mismo con la del marido. Cuando se unen en el acto sexual, uno se acuerda de su mujer y la otra de su marido, pero no se preocupan porque piensan que es el recuerdo, cuando en su vida diaria no querían mantener relaciones de ninguna clase, disculpándose  y quejándose de su materia: Dolores y enfermedades. De ahí el divorcio.


Cada vez que se unen se seguirán acordando una y el otro, hasta que el traidor invisible los volverá a separar, sin mencionar los malos tratos, que los habrá. En algunos argumentos son sus compañeros sentimentales quiénes matan a sus compañeras. El traidor no pudo con su marido, porque se encontraba casi destruida física, moral y espiritualmente. Un hombre sin ninguna voluntad y ella más fresca que la lechuga, (Igual ocurre al revés) pero llegó el traidor y acabó con ella/él en el cementerio.


El decir en otros casos, que la mató porque la amaba, es una perogrullada del diablo, que se hacen eco los periodistas en las noticias del día. Fue el traidor, dominante de la mujer en su astucia para destruir lo que encuentra a su lado; socialmente siempre dicen que era buena mujer, pero éstas con sus comportamientos en su casa nadie la oye, pero su actitud acaba con el más paciente. El hombre actúa igual y es la mujer quien lo mata, sin más. Luego alega los maltratos. En definitiva la Ley en España, demostrada, no sirve para nada, como las ministras elegidas por Zapatero.