Bohindra Publicaciones

Los Mandamientos

No Codiciarás...

 

˜ No Codiciarás... ˜

capitulomandamiento

 

10) No Codiciarás la mujer de tu prójimo, ni desearás la casa de tu prójimo, ni su tierra, ni su siervo, ni su dervia, ni su     buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.


       Todos los seres humanos sabemos -en mayor o menor progresión- lo que sobreviene sexualmente entre las mujeres y los hombres socialmente.


No voy a descubrir nada nuevo de los sentimientos y emociones -nacidos desde el deseo del sexo- porque nada nuevo (Desde el Ego humano) hay bajo el sol, como dice Salomón. Pero sí profundizar en las energías que mueven a los seres humanos cuando se apartan de la Naturaleza.

 


      Todos los acontecimientos que viven los seres humanos: Las delicadas y graves enfermedades que sufren por no cumplir con la Ley de la Creación.


      Cristo le dictó Los Mandamientos a Moisés (San Juan Cap. 5 vers 46) para que la Humanidad protegiera su alma: La Ley les protege. Los dirigentes religiosos de cualquier sistema, llevan miles de años engañando a la Humanidad y hoy en día, ni ellos ni los feligreses de esos sistemas saben para que estén sobre la tierra. El atraso es descomunal. Hay un versículo que trajeron los Profetas para que la Humanidad -desde sus rudimentos- transitara con cordura, sensatez, reflexión y discreción.


      Mateo Cap. 7 vers 12. “Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la Ley y los Profetas”.


    ¿Quién es tu hermano? ¿El hijo de tu madre? Indudablemente sí, para las familias de todas las sociedades  en épocas pretéritas como las actuales. Pero, para la vida de la Creación -La Naturaleza- el Reino humano posee alma a semejanza unas de otras, creadas por el mismo Amor de la Sabiduría del Padre de la Creación. Por todo ello, ése es tú hermano. Las energías que los separan son las que mueven el mundo, que la ciencia llama “emociones”.


" El Amor Divino, jamás es una “emoción”.