Bohindra Publicaciones

Los Mandamientos

Amarás...

 

capitulomandamiento

El Primer Mandamiento

 

       

Maestro, ¿Cuál es el Gran Mandamiento? Jesús les dijo: “Amarás al Señor tu Dios con todo tú corazón, y con toda tú Alma, y con toda tú mente” Es el primero y Grande Mandamiento” Y el segundo es semejante: “Amarás a tú prójimo como a ti mismo” “De esos dos Mandamientos depende toda la Ley y los Profetas”.

 

 

     

  ¿Por qué tenemos que amar a Dios Padre creador de la Humanidad? Pues sencillamente porque nos ha dado la vida. De la Esencia de vida que sembró en el mar hace miles de millones de años, se ha convertido a través de los siglos y recorriendo los Reinos de la Naturaleza en almas vivientes, que hoy en día se llaman Seres humanos. Esencia divina convertida en almas vivientes en los humanos, sin dar sus caminos decisivos para transformarlas en dioses/as: Ser. 

    

Somos una nueva Humanidad científicamente demostrable aunque seamos la  número diecisiete. Previamente en los milenios nos preceden miles de millones de humanos que han visitado la tierra para su evolución. Significa pues, de Adán y Eva es una quimera de los judíos de la Creación de la Humanidad. Esta es la gran y primera mentira que vive todavía en los subconscientes de los humanos, culpándoles de ser los originarios de filtrar el “mal” en el mundo que sufrimos ahora mismos los humanos y seres humanos en este Planeta. Su otra falsedad es decir: “el mal del mundo”, (predicada por todos los religiosos desde los judíos hasta las religiones actuales) cuando el mundo es el mal. Cristo dijo: “Mi Reino no es de este mundo” Está también aclarado: todos los humanos y seres humanos sienten en el corazón de sus almas, la Enseñanza del Padre de la Creación:”No le hagas a los otros lo que no quiere que se haga contigo”, la Enseñanza de sus Profetas a través de los siglos hasta la llegada de Cristo. No obstante, Cristo le dictó a Moisés Los Mandamientos, para que la Humanidad de su Padre se protegiera con Ella.


Los judíos sin embargo anularon la voluntad del humano con los temores y miedos -propio de Satanás- para tener a las generaciones esclavizadas a él, no al Amor divino de su Creación. Hoy en día, los miedos, temores e intereses esclavizan a los humanos y los que dicen son seres humanos, permitiendo que vivan de ellas/ellos todas las energías malignas del príncipe de este mundo. Millones de años y todavía no saben quiénes son, iguales que los animales pero dentro del cuerpo físico humano.

  

Los Egoísmos, las ambiciones y las Lujurias son  el pan de cada día avasallados a los ardores deteriorados que ni siquiera viven en el Reino animal, destruyendo sistemáticamente su alma y su materia por desoírse a la Verdad que sienten.

 

Se olvidan de la abundancia de su corazón, de su procedencia y, de la vida en un futuro próximo. Están encerrados por sus pensamientos de las costumbres y sólo ven la vida material de la ilusión, la fantasía que la gobierna el reino de la maldad. La ilusión es importante cuando es llevada por la fuerza de su alma alcanzando los reinos superiores por la Memoria de Ella. No es necesario fantasear porque el ser humano, no conoce en si mismo quiénes les están utilizando. Son instrumentos de sus creencias alejándolos de su Verdad que viven en cada uno de ellos. Se dejan llevar y prefieren que otros dirijan sus pasos en la tierra, aún sabiendo -lo sienten hoy o mañana- viven de la mentira.


No son sinceros con ellos mismos. Los chismes, las mentiras y las calumnias oscurecen a sus almas pensando que hacen mal a los otros, sin pensar, ellos serán los perjudicados.. Es la Ley de la causa y los efectos. El ser humano debe hablar bien de los demás o guardar silencio. Él siembra su propio destino y luego se queja de su mala suerte. No existe en el Universo la suerte. Son pensamientos humanos. En el Universo preexiste el Bien como entrada al Amor divino que da la vida en el físico al ser humano. Sin la vida la materia se extingue. El motor de nuestra vida es la lengua porque ella transmite a sus hermanos (los seres humanos) el Poder que existe en su alma, con sus facultades: Entendimiento, Memoria y Voluntad.


Las Enseñanzas para su alma, como recordatorio incipiente de las existencias pasadas é inicio del Camino de la verdad y de la vida; para qué nació en este Planeta, cuál será su ocupación ahora y su futuro post-existencial. Somos viajeros eternos. Vamos aprendiendo de la Vida en los globos celestes para la evolución: Ser diosas/es. La abundancia que recibimos del Padre de la creación, gobernarán nuestras Vidas: la “Humildad”. La columna principal que sostiene nuestro edificio en el presente, en el futuro y cuando éste no exista, fuera de las esferas infinitas de los universos.

 

 

Continuación

 

Todos los seres humanos somos independientes unos de otros, reflejados en las huellas de los dedos de nuestras manos. Sólo la dependencia a  la vida que sentimos (la Sabiduría) Con humildad; consideración; honrado; íntegro; bondadoso; apartado de los afectos y evitar las emociones que nos tiranizan a las energías del mundo viviendo otros, nuestras vidas. No importa lo que nos digan o acusen, simplemente observarse si padecemos de ellas sino olvidarla porque la astucia quiere que nos creamos esas mentiras y seamos sus instrumentos para vivir sus vidas, no las nuestras.

 

         

  La Voluntad es una Facultad del alma, al igual su Memoria y Entendimiento. Sólo tres facultades para convertir el alma en diosas/es  a Imagen y Semejanza del Creador. ¿Cómo encontramos a la Voluntad del Alma en el cuerpo físico? Pues sencillo. Nos decimos: ¡Yo Soy la Voluntad! Al poco tiempo empezaremos a sentir lo que el Ego nos domina. No importa, sabemos algo de nosotros mismos. Con sinceridad vamos apuntando a las energías que nos subyuga y, empezaremos la lucha para alcanzar la

 

La libertad del Alma

 

   

  son las principales Virtudes para que el Alma aleje las tinieblas que nublan la Luz de Cristo (la Vida). Enseñan al  Alma su preexistencia; el presente y e incluso el futuro de su post existencia. La Luz de las Virtudes, aprehenden de la Sabiduría de su Espíritu (creado a Imagen y Semejanza del Padre de la Creación).

   

Las leyes organizadas por el príncipe del mundo en la tierra, las sabemos todos los seres humanos y además cómo actúan. ¿Quiénes no conocen a la mentira? ¿La hipocresía? ¿La calumnia? ¿El Rencor? ¿El egoísmo? ¿La ambición? ¿Las falsedades? ¿Los chismes? Etcétera. El mismo querer es del Ego, no del alma. El odio cuando quiere toma el “querer” para despreciar a alguien y, la ignorancia dice: “el Amor y el odio van de la mano”. No conocen al Amor, sienten miedo de que viva en su Alma, les molestan -aunque tienen la Vida gracias a Él-.

    

Todavía hoy en día confunden al Amor divino con los afectos (materiales y personales), los apegos, las ternuras. Sin embargo la “Amistad” es el principio para que el ser humano se proteja con ella. Damos la amistad sin probar a la persona si es capaz o no de guardarnos nuestros secretos y al tiempo vemos cómo nos traicionan. El responsable es uno, no él/la otra.  Los animales las poseen por sus hijos y darían la vida por ellos. Los afectos vienen en el alma animal a través de generaciones, hasta convertirlas en devociones por el Amor que vayamos sintiendo; perfeccionando y purificando las Virtudes; creándonos -en esta existencia- una personalidad diferente en nuestras materias. Ha existido siempre y es hora de que ella gobierne nuestras vidas y realice la Obra que deba -por eso reencarna- y no perder el tiempo en materialismos prosaicos, que se mueren sin conocer para qué han nacido.

   

Razón tenía Salomón cuando escuchó a la Sabiduría: “Retenga tú corazón mis razones, guarda “Mis Mandamientos” y vivirás. Adquiere Sabiduría, adquiere inteligencia; no te olvides, ni la apartes de las razones de mi boca; no los dejes y ellas te guardará. Y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia. Engrandécela y te engrandecerá; Ella te honrará, cuando tú la hayas abrazado. Adorno de gracia dará a tu cabeza; Corona de hermosura te entregará”

  

  También decía Salomón de la Sabiduría: “Los insensatos desprecian la Sabiduría y la Enseñanza” “El que guarda las veredas del juicio y preserva el camino de sus santos”

   

La Sabiduría que había en Cristo cuando despertó al hombre para que protegiera a su Alma de la luz del mundo y la Luz de su Padre en Él y de toda la humanidad si hace su Voluntad. “La lámpara del cuerpo es el ojo; cuando tu ojo es bueno, también todo tu cuerpo está lleno de Luz, pero cuando tu ojo es maligno, también todo tu cuerpo está en Tinieblas, Mira pues, no suceda que la luz que en ti hay, sea Tinieblas”.

  

Así pues Los Mandamientos no están obsoletos ni Cristo los derogó al Enseñar “Ama a tú prójimo como a ti mismo” como creen muchos cristianos de las diferentes doctrinas de hombres. Lo único que sucede, están acobardados del enemigo que viven en ellos, cuando Cristo dijo: “Yo he vencido al mundo”.

  

Para finalizar el Primer Mandamiento dictados a Moisés por el Cristo planetario, en el versículo del Libro Deuteronomio, dijo:

 

y aprendedlos y guardadlos, para ponerlos por obra”

 

“Mira pues, no suceda que la luz que en ti hay sea Tinieblas”