El Justo Por la Fé Vivirá

Capítulo *75*


Gálatas Cap. 3 vers 11.”Y que por la Ley ninguno se justifique para con Dios, es evidente, porque: Él justo por la fe vivirá”. Pablo, no solamente llama mentiroso a Cristo sino al Padre de la humanidad: Juan Cap. 5 vers 46. “Porque sí creéis a Moisés, me creeríais a Mí, porque de Mí escribió él”. Juan Cap. 15 vers (10) “Si guardaréis mis Mandamientos, permaneceréis en mi Amor; así como yo he guardado los Mandamientos de mi Padre, y permanezco en su Amor” .


Mateo Cap. 16 vers 24: “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame”. 1 de Juan Cap. 3 vers 3. Y todo aquel que tiene esta esperanza en Él, se purifica a sí mismo, así como Él es puro. “El Justo por la fe vivirá”, dijo Pablo. Pablo o sus seguidores me pueden explicar, ¿cómo por la esperanza en Él, se purifican a sí mismo? ¿Cómo se convierten en “Justos” por la fe?


Dice que por la Ley ninguno se justifica para con Dios, más cerca de las Enseñanzas del diablo que de un cristiano, porque hace lo posible para invalidar la Luz del Padre en el Hijo que la trajo al mundo de este Planeta. Primer Mandamiento: “Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente (con todo tu Espíritu) y con todas tus Fuerzas. Éste es el primero y grande Mandamiento y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos Mandamientos depende toda la Ley y los profetas.


Pablo dice, que por la Ley ninguno se justifica para con Dios. Cuando Cristo vino a la tierra dijo, que los sanos no necesitan de médicos sino los enfermos. Los sanos serían los Justos. ¿Cómo se hicieron justos? La Ley venía del tiempo de Moisés, mil quinientos años (1.500) antes de llegar Cristo. Estaba la Ley vigente en ese tiempo. Pablo la conocía, así mismos sus padres y sus abuelos porque eran judíos. Él no la respetó nunca porque perseguía a los cristianos para llevarlos al Sanedrín y los asesinaran. Los judíos mataron a todos los profetas y sabios de la antigüedad, amén de sus conquistas en el nombre de Jehová. Así durante -lo repito- 1.500 años.


Actualmente ocurre lo mismo y han transcurridos (2.000) dos mil años. Dejemos la historia. Voy a sus seguidores -miles, miles y miles de millones de personas- que se llaman cristianos. Porque todos llevan sus doctrinas: católicos, evangelistas, seguidores de Pablo, testigos de Jehová, etc. ¿Algunos me pueden explicar: “Él justo por la fe vivirá”?



Capítulo *76*


 ¡La oración del justo sana al enfermo! La mayor Virtud que el ser humano pueda alcanzar es la “Humildad” pero antes es necesario “ser” Sincero y apartar la “mentira” de los labios; obtener la Paciencia, la Comprensión, el Perdón; ser bondadoso para que la Misericordia permanezca en su Alma como Luz resplandeciente de la Obra de Cristo en la tierra.


El Juez o el Magistrado asistieron a la Universidad para que le acrediten como responsable de la Ley. Acata la Ley y su justicia la función que les acrediten como tales. Pero, ¿qué ocurre con los cristianos para llegar a ser “Justos” ante la Ley del Padre de la humanidad? No hay Universidad, ni catedráticos, ni textos visibles para ir aprendiendo poco a poco y formarse como mujeres y hombres Justos ante la Ley.


No podemos de ninguna manera crear “injusticias” porque deberíamos pagar por ellas, sin embargo en la tierra a los jueces no les sucede nada en principio. La misma voluntad de la mujer y la del hombre en llegar -cursos, tras cursos- a doctorarse en Derecho, es la que emplearía el ser humano con su “Fe” para respetar, estudiar, aprehender y Amar la Ley qué existe en el Planeta tierra. La Fe le enseña -sin palabras- cómo penetrar con la Luz que le llega de los mensajeros de Cristo, para apartar de su Alma el mundo que habitan en ellos (esclavizados) y, su Alma se fortalezca con la Luz de Cristo hasta convertirse en Alma celestial, dentro de un cuerpo material, que le sobrepasa en altura como en diámetro. Es imposible para los seres humanos -cristianos- el aprendizaje de la Ley si no tienen fe.


Apartar la Ley del Padre de la humanidad es como prescindir de los catedráticos y textos, y le regalen el título para tomar Justicia a sus semejantes: “ser Justos”. Esto les suceden a todos los cristianos que creyendo en Cristo no respetan ni aprehenden ni Aman sus Enseñanzas; por consiguiente su fe -convertirlos en Almas celestiales- es una quimera de las doctrinas de la maldad. La “Fe” y la “Ley” son Caminos para encontrar la Verdad de cada uno; no están separadas. Para aprender la Ley hay que tener fe -no es un juego para niños- para ser “Justos” ante la Ley divina: Moisés. Antes de llegar Cristo a la tierra ya habían hombres Justos: “He venido a sanar a los enfermos; los sanos no necesitan de médicos.


“Niéguese a sí mismo tome su cruz y sígame” Para ser “Justo” se ha de vivir del Alma y ésta hace la Voluntad de su Espíritu: La Luz de Cristo en ella/él. Juan Cap. 10 vers 18.”Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo lo pongo. Tengo Poder para ponerla y tengo Poder para volverla a tomar. Este Mandamiento recibí de Mi Padre”: La “Resurrección” Y, ¿los seguidores de Pablo marginan la Ley, porque lo dice él? Pablo dijo, que fue Dios quién resucitó a Jesucristo, estaba equivocado.