La Verdad de Francisco I

Capítulo *51*


La Verdad para Francisco l


La Eucaristía Sacramento de la Iglesia católica, según el cual, mediante las palabras pronunciadas por el sacerdote, el pan y el vino se convierten en el cuerpo y la sangre de Cristo: Una “Mentira” a la Luz de los evangelios. Mateo Cap. 26 vers 17 hasta el 29.


Pueden leerlo completo, no obstante escribiré los versículos 26, 27,28 y 29. (26) “Y, mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; éste es mi cuerpo” (27) Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos” (28) “porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados” (29) Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el Reino de Mi Padre”.


Lucas Cap. 22 vers 7 hasta el 23. Pueden leerlo. Escribiré el 19 y 20. (19) “y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Éste es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de Mí” (20) “De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre que por vosotros se derrama” Juan Cap. 6 vers 26, 32, 33, 34, 35, 48, 50, 51, 53, 63. Igual que los anteriores lean en sus biblias desde el versículo 1 hasta el 71. (26) “Respondió Jesús y les dijo: De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis” (32) “Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés el pan del Cielo, más Mi Padre os da el verdadero pan del Cielo” (33)


“Porque el pan de Dios es aquel que descendió del Cielo y da la vida al mundo” (34) “Le dijeron: Señor, danos siempre este pan” (35) “Jesús les dijo: “Yo Soy el Pan de Vida”; el que viene a Mí, nunca tendrá hambre; y el que en Mí cree, no tendrá sed jamás” (42) “Yo Soy el Pan de Vida” (50) “Este es el Pan que desciende del Cielo, para que el que de él come, no muera” (51) “Yo Soy el Pan Vivo que descendió del Cielo; si alguno comiere de este Pan, vivirá para siempre; y el Pan que Yo daré es mi carne, la cual Yo daré por la Vida del mundo” (53) Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Sino coméis la carne del Hijo del Hombre y, bebéis su sangre, no tenéis Vida en vosotros” (63) “El Espíritu es el que da vida; “la carne para nada aprovecha”; las Palabras que Yo os he hablado son Espíritu y son Vida” Cómo leemos está hablando de sus Enseñanzas. El único pacto que hizo con los Apóstoles es reunirse de nuevo en el futuro Reino de su Padre. “Haced esto en memoria Mía”: Se puede escribir un libro. Les repitió: “sino porque comisteis el Pan y os saciasteis” No está hablando del Pan de la cena sino de sus Enseñanzas.


Ahora recuerdo el pasaje que está en Juan Cap. 15 vers 3: “Ya vosotros estáis limpios por la Palabra que os he hablado” Cómo han leído: Él que viene a Mí, nunca tendrá hambre; y el que en Mí cree, no tendrá sed jamás” Todas las iglesias que se llaman…y cristianas, no cumplen sus Enseñanzas, es decir no practican ninguna. Sólo se quedan con la “letra” en su mente pero no las llevan a cabo porque sus dirigentes tampoco lo han hecho jamás. Ah, cuando dijo: “Porque el Pan de Dios es aquel que descendió del Cielo y da la Vida al mundo” Lo que significa que el “mundo” está muerto: “Mi Reino no es de este mundo”. “Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años” Albert Einstein.



Capítulo *52*


 La Verdad para Francisco l

La fe, para la mayoría (llámense cristianos) es creer en lo que no se ha visto nunca. Para quiénes se han encontrado: “La Sabiduría consiste en saber cuál es el siguiente paso; la Virtud, en llevarlo a cabo” Vemos quiénes viven de la ignorancia y cuáles caminan por el Sendero de sus Espíritus, Yo Superiores. Los “Seres” humanos qué diariamente alejan a su “Ser” para que las energías del mundo gobiernen a sus Almas y éstas a sus materias, haciéndoles sentir que son ellas/os mismos.


Está fehacientemente claro quiénes están -sean religiosos o no- fuera del Camino, de la Verdad y la Vida. La fe de creer en lo que no se ve es el incentivo para buscar por medio de las “Enseñanzas de la Verdad” por qué la sienten o que razón hay en su mente o su corazón o subconsciente para pensar porqué cree en ello. También las/os hay que tienen fe (creen en Dios) pero jamás ningún interés en conocerse, no creen en los sistemas religiosos.


Los hay que creen en Dios pero sus enseñanzas les dicen que al estar tan lejos es imposible para el ser humano su acercamiento. Así, los que no creen en nada (dicen). Las astutas/os que se interesan es saber los conocimientos de las Virtudes de los que han progresado para demostrarles que anhelan estar en la Verdad, cuyo único fin es estar “robando” la Luz de sus Virtudes para alimentar (darles vida) a las energías de los seres de las tinieblas del mundo. Todos ellos están definidos por unas palabras.


No es asunto de las religiones sino esa sensación viene a través de los siglos unidos a sus Almas. Es igual que la Enseñanza del Padre de la Creación: cuando no quieren que le hagan lo que ella/él pueda hacer a los otros. Sencillamente decirse, voy hacer todos los días lo “Bueno” qué siento en mí misma/o. Desde luego que van a conocer lo malo que hay en usted misma/o y a su alrededor. Aparecerán por arte de magia las “dudas” conocidas; además las que guardan éstas, convirtiéndose en la famosa “Montaña” (metáfora) de la que hablan los hombres de las Ciencias y de las Artes. ¡No se lo diga a nadie, pero a nadie! No saldrá de sorpresas; escuchará a sus familiares, amigos, compañeros de trabajos, etc. Pero usted no diga nada, sólo escuche para conocer las energías del mundo (palabras) de quién o quiénes de éstas personas están esclavizadas en sus mundos (no uno sólo). Para los religiosos, lo mismo. El Padre de la Creación ni Cristo son esclavos de las hormigas -por no escribir la Verdad- que hay dentro del ser humano en este Planeta con sus caprichos y exigencias.


Porque los seres humanos (religiosos) quieren que Dios Padre se acomode a sus caprichos, pero no quieren adaptarse a su Voluntad. Millones de personas “culpan” al Dios (Padre eterno) cuando están viviendo (lo que llaman) sus desgracias. Cómo sí Él fuera responsable de las calamidades del Planeta. Es triste reconocer que los seres humanos (la mayoría) no quieren acercarse a la Verdad (La Luz) porque viven de temores y miedos, aunque digan lo que quieran. Sienten miedo a la Luz, porque sus oscuridades que habitan en sus Almas las mueven a no dar ese paso y convertirse en personas con sentimientos de Valor.


Cada cuál opina de Cristo lo que sus oscuridades las obligan hablar. No se dan cuenta que Él vino no para hacer “religiones” sino para que hermanas/os en evolución inicien sus pasos que Él, miles de millones de años (por poner una cantidad); el Planeta tierra no existía. Estaba también en esa evolución. Cuando Él vino, cumpliría un Nuevo Mandamiento de su Padre: “Entregar su vida para volverla a tomar (resucitarse)”. Él cumplió el Mandamiento de su Padre que es el nuestro y la humanidad perdiendo el tiempo sin cumplir los suyos que dictó a Moisés. “Los hombres han nacido los unos para los otros; edúcalos o padécelos” Marcos Aurelio.