* La Justicia del Amor *

Capítulo *7*


 De todas formas me preguntarán: ¿Cómo está seguro de ello? Pues, muy sencillo: Primera Epístola Universal de Juan Apóstol Cap.10 vers 17-18. “Por eso me ama el Padre, porque Yo pongo mi Vida, para volverla a tomar” “Nadie me la quita, sino que Yo de Mi mismo la pongo: Tengo Poder para ponerla, y tengo Poder para volverla a tomar” “Este Mandamiento recibí de Mi Padre”. Por Amor a sus hermanos vuelve a un lugar (la tierra), semejante al que le sirvió a Él, para desarrollar su Amor por el Padre de la Creación. Su Padre; Dios; Soy el que Soy, no lo resucitó, que bien pudo hacerlo, sino el Hijo cumpliendo su Mandamiento lo llevó a cabo cuando mataron la materia, no su Vida.

 

No se de dónde viene el invento de las mentes macabras, cuando dicen que Cristo es el Dios: María, madre de Dios. Cristo nunca dijo que lo fuera. Para los seres humanos que presumen de sus dones, deben mirar al Cristo planetario, su Humildad: Sumisión, Obediencia, Lealtad y Fidelidad al cabo de miles de trillones de años viene a la tierra -un Planeta atrasado- para desarrollar el “Don”: Mandamiento de su Padre, volver a la Vida.

 

    Soy la Luz del mundo, Él que conmigo está, no permanecerá en Tinieblas sino que tendrá la Luz de la Vida”.    Mateo Cap. 6 vers 22.

 

“La Lámpara del cuerpo es el ojo, cuando tú ojo es bueno, también todo tú cuerpo está lleno de “Luz”; pero cuando tú ojo es maligno, también todo tú cuerpo está en tinieblas. Mira pues, no suceda que la Luz que en ti hay, sea tinieblas”. Lo mismo que se confunde el deseo sexual en el mundo procreador, la lascivia y la lujuria con el Amor Creador de Planetas y Universos, ocurre lo mismo con el mundo y el Planeta en este caso la “tierra” Tergiversa la tierra y el mundo. Hablan del mundo y se refieren a la tierra igual al revés.

 

La naturaleza es la Creación divina del Creador. El mundo son las energías malignas, esclavizan al ser humano hasta perder su razón de ser; ¿para qué nació en este Planeta?; ¿cuál es su destino?; ¿de dónde vino? ¿Cuando nació por primera vez?; ¿cuántos millones de años tiene?; ¿por qué no es sensato con su sentimiento de Bien? ¿Por qué imita las cosas del Mundo?, no les trae Paz ni conocimientos de si mismos Para no extenderme: el reflejo del mundo está en los ojos.

 

De igual manera se exterioriza la Sabiduría de su Espíritu. Los seres humanos ven en los ojos la envidia, el rencor, la vanidad, los celos, la mentira, la hipocresía, el egoísmo, los deseos sexuales, la provocación, la venganza, ve cuando habla la calumnia, etc. Todas estas energías son del poder del mundo: la energía de la oscuridad, de la maldad; encarcela al alma de existencia en existencias. Sin embargo la Luz de las virtudes le da vida al alma para que exista siempre.

 

    Como vamos leyendo la Verdad de Cristo está en la Biblia, reapareciendo a través de los siglos de tantas manipulaciones que los hombres de las tinieblas (poder del mundo), han hecho todo lo posible para que su Palabra (Enseñanza) no permaneciera por medio de estos dos mil y pico de años. Cuando tenía 26 años con mis amigos surgía el tema de Dios. Para qué contarles. El Dios castigador de la iglesia romana lo mismo que la judía. Les decía que no podía ser verdad, sin ningún conocimiento, hasta les hice una promesa (la he cumplido): voy a buscar para qué estamos en la tierra. Las respuestas para qué mencionarlas: te vas a poner loco, fue la más dulce. Lo único que creía: Dios existía, nada más. Lo que he aprendido por mi mismo me lo he encontrado en la Biblia, con diferentes palabras, pero la misma enseñanza. Son los Cap. y vers, que he escrito hasta ahora. Muchos años de sufrimientos, angustias, ansiedades: mentiras, calumnias, indiferencias, me han ayudado a comprender la Virtud de la Misericordia que no las narro, porque dice Pitágoras: volver al pasado es recoger la personalidad anterior.

 


 

Capítulo *8*

;Leal a mi mismo hasta ahora.

Cuarenta años aprendiendo de las Virtudes me han hecho vivir 250 años de existencia. Todos los días con sus correspondientes noches, son muchos meses al final de año. Siempre con mi libretita en el bolsillo. Caminando; circulando en mi vehículo por la autopista; en cualquier cafetería; atento al aprendizaje del ser humano (mi hermana/o), les puedo ayudar con la Palabra de la Verdad. Jamás leerán una mentira porque Cristo es Luz y su Luz está en todos los seres humanos: su Ser. 2ª Epístola Universal de Pedro Apóstol Cap. 1 vers 5, 6, 7, 8, 9.


Pueden leer el capítulo completo. - vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe Virtud; a la Virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, Amor.

Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. Pero el que no tiene estas cosas tiene la vista muy corta; es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados: Karma, Reencarnación.


Como comprenderán todas las religiones que se llaman… y, cristianas, no profundizan en sí mismas para qué comprendan porqué tienen fe (si la tienen) sino se dejan llevar por lo que dice Saulo de Tarso (Pablo): con la fe se salvaran. Estas son las intrigas de los manipuladores a través de los siglos de las rectificaciones de la Biblia. Ningún religioso que se llame cristiano y menos sus representantes, se ha preocupado por purificar sus Almas de sus antiguos pecados, final del vers 9.


He aprendido por mí mismo haciendo el Bien (en las oportunidades que he tenido) sean católicos, evangelistas, testigos de Jehová y personas en general: laicos, ateos, agnósticos, etc. Todos son seres humanos (mis hermanas/os) creados por el Padre de Cristo y de la Humanidad. De esta manera no he tenido enfrentamientos con los llamados cristianos, piensan que su religión es la Verdad, juzgando y, criticándose unos a otros, sin cumplir el Mandamiento: “Amaos unos a los otros como yo os he amado”.


Practicando el Bien y desarrollando las Virtudes (Luz de Cristo y de la Vida) será la forma de ampliar el Amor divino. La misma Luz de la Virtud, nos enseña en principio el Conocimiento del Alma: Entendimiento (su inteligencia), Memoria (sus siglos) y la Voluntad. La misma Luz nos habla de la fe; del Conocimiento de Cristo; de la Luz que es Ella; del Amor divino (el Padre de la Creación) y de la Sabiduría de nuestros Espíritus. Si haces un Bien, al siervo del Señor, (cualquier persona) recibirás su Bien. Si haces un Bien a un Apóstol recibirás el Bien del Apóstol. Si haces un Bien a un Profeta, recibirás el Bien, del Profeta.


Todos estamos en la tierra en pruebas continuas sin conocer a nuestros padres, hermanos, familiares, vecinos, y rodeados a través de la existencia de cientos o miles de personas. No nos conocemos a nosotros mismos ni a las personas que conviven a nuestro lado e incluso fuera de la población, en otros Continentes. Por algunas circunstancias también llevan una amistad. Si hablamos mal de alguien para crearles una maldad (mentiras, calumnias, etc) ¿sabemos quién es su Espíritu? Desde luego que no. ¿Conocemos la misión que tiene en la tierra? ¡Tampoco! El qué levanta la mentira o la calumnia, ¿a quién está sirviendo? Su Bien no es, porque el bien es de su alma. Entonces será su mal que desoyendo el sentimiento de su alma (no le hagas a los otros lo que no quiere que se haga contigo) sirve al mal, con su pensamiento y la “lengua” y esa energía queda en ella/él, hasta llegar a su arrepentimiento.


Mientras, los efectos provocados por su causa se siguen multiplicando de acuerdo al alcance de ese mal y recogerá a su tiempo en su alma, -repercutiendo en su cuerpo físico- los males que ella/él creó en contra de su hermano, sea siervo, Apóstol o Profeta. Es decir, de acuerdo a la evolución que lleve recibirá multiplicado su mal. Tampoco sabemos quién es el pobre o el rico. Por qué el rico llega a pobre y el pobre a rico. ¿Por qué hay tantos pobres en la tierra? Quizás será para comprender al pobre, vivir sus sufrimientos -ayudarlos- para que evolucione la Misericordia.