* La Justicia del Amor *

Las Aguas del Manantial

Capítulo *37*

 

 

      No os hagáis tesoros

 

     Mateo Cap. 6 vers 19, 20 y 21. No os hagáis tesoros en la tierra donde la polilla y el orín corrompe y donde ladrones minan y hurta” “sino haceos tesoros en el cielo donde ni la polilla ni el orín corrompe, y donde ladones no minan ni hurtan” “Porque donde esté vuestro tesoro allí estará también vuestro corazón” Sabemos que somos más de uno en el cuerpo. Hacemos una actividad y reconocemos qué la haríamos mejor; así siempre: “Intenta ser mejor que tú mismo” Este cap. hay que reflexionarlo muy despacio.

 

Desde niño estamos rodeados de los padres, hermanos, abuelos, tíos, primos, vecinos, amigos de clase, etc. Cientos de personas que nos acompañaran durante años y mientras éstos transcurren, conocemos a más personas, quizás a miles hasta llegar a los 30 años. Significa que a todos los hemos conocido en otras existencias. Somos deudores y acreedores unos de otros. Los tesoros permanecen en el cielo por las obras de “Bien” realizadas en la tierra, en principio. Pero, ¿cómo recogemos las “Aguas de nuestro Manantial?”: “Las Luces de nuestras existencias, robadas en cada una de Ellas”.

 

En esta existencia: ¿La Luz qué hemos traído a la tierra desde nuestro nacimiento y permanecemos temerosos, sin saber para qué hemos nacido en este Planeta, llenos de opiniones sin tener una convicción exacta de lo que somos? No conocemos a nuestro temperamento; sin saber exactamente si el carácter es el nuestro o de nuestros padres o abuelos, etc. Escrito está: “Intenta ser mejor que tú mismo” No hace falta tener a nadie al lado para que te lo repita constantemente. Eres tú mismo. Pronto irás descubriendo lo que realmente es tuyo y lo que has recogido a través de tu sistema nervioso que vive en tu carácter, haciéndote creer que eres tú. No hacen falta libros de Sabiduría ni hacer nada porque alguien lo ha dicho. Tú eres el responsable de tu vida, no existen las quejas, culpas, lamentaciones porque a nadie le van a interesar.

 

Cuando vayas apartando tantas oscuridades de tu Alma, entonces empezarás a separar de tu vida lo que no es tuyo y está viviendo de ti por ignorancia. Te encontrarás con la Luz que vino contigo al mundo de este Planeta, oscurecida por tus allegados desde niño. Empezarás a ver quiénes son tus enemigos familiares, “esos” qué vienen persiguiéndote de pretéritas existencias (para continuar robándote)  qué la astucia en tus afectos o emociones los ocultan para que no los descubras. Sólo la practica diaria: atento al escuchar, sin juzgar. A los que sientes como afectos, ¿es cierto o estás esclavizado? La Filosofía procede de dos maneras: “Una, son las opiniones; y, la otra sobre la Verdad” Seguiremos en el próximo Dios mediante, si lo ven bien, claro. 

 

 

Capítulo *38*



-Las Aguas del Manantial-

 

     Intenta ser mejor qué tú mismo. Soy consciente de la carrera del Alma: no es fácil. Pero, ahí radica alcanzarlo. Sí sabemos el “objetivo” de la vida en este mundo: conocernos. ¿Quiénes somos mejores que nosotros mismo? Nuestras Almas y Espíritus. No solamente de pan vivirá el hombre sino de la Palabra que recibe de Dios: Padre Celestial de la humanidad. ¿Cuáles son las Luces qué alimentan a nuestras Almas?: las Virtudes. ¿Quiénes lo pueden hacer mejor qué nosotros mismos?: la Virtudes. En definitiva son las Virtudes quiénes nos pueden salvar de este mundo de oscuridad y permanecer con la Luz de la Vida: Alma, Espíritu: diosas/es en la materia. Hay que reflexionar y estar consciente de la Vida que cada día nos acompaña y sentirnos protegidos por Ella.

 

En principio la Luz de las Virtudes nos da Conocimientos al consciente, derribando todos los muros creados por el inconsciente obligados por el subconsciente, llenando a éste de Luz de la Sabiduría del Espíritu para que el Alma se fortalezca con su “propia personalidad” apartando los cuatro mundos del ser humano: el mental: gobernado por el Ego; el afectivo, astucia del mal con sus quereres, llevándonos en muchas ocasiones a odiar, (por medio del rencor) cuando nos marginan; el emocional, mundo gobernado por el mal provocándonos infinidad de padecimientos (robándonos las energías) para llevarnos al mundo de su procedencia; el sexual, haciéndonos alcanzar lo que no hemos pensado, sino ellos: deseo y quereres; ilusiones y fantasías que nada tienen que ver con el Amor divino.

 

Cuando el ser humano ha alcanzado el “objetivo” de su Vida y empieza su lucha, recibirá la “confirmación” del Cielo, llegando esa manifestación a su Alma, como prueba ineludible del Camino a seguir. Sentirá y verá quiénes les dan la “Bienvenida” a las Moradas Celestiales. Imposible olvidarlas porque están grabadas en la Memoria de sus almas. Se acabaron las dudas. Ahora va por la autopista iluminada; ya dejó atrás los malos senderos y carreteras viejas: no pierde su tiempo.

 

Puede mirar hacia atrás para ver desde su nacimiento a todas las personas que han estado con ella/él y empezar aliviarlas -aunque estén muertas físicamente- de las energías putrefactas del mundo, atropelladas como ella/él y destruir las cadenas de las enfermedades hereditarias, qué de siglos vienen sufriendo. Al tiempo -años- (sin pensarlo ni pedirlo) ve sus reencarnaciones en las diferentes épocas, (como una película) pero ésta se detiene en la última, es decir, en la anterior. En la actualidad está viviendo malas vivencias y debe tomar Justicia sobre ella, para aliviar a su Alma que padece en la actual.

 

Una vez solucionada se encuentra con la anterior -han pasado 500 años- y ya camina libremente por el mundo sin temor a nada ni a nadie. Su personalidad vive en ella/él. Ha recogido Las Aguas de su Manantial, por ahora. Continúa su Camino y comprende todas las astucias del mal, cómo se esfuerzan en engañar a la humanidad con sus religiones y doctrinas. Hechos de los Apóstoles. Cap. 5 vers 29: “Respondiendo Pedro y los Apóstoles, dijeron: “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”

 

Capítulo *39*



El Final del Ciclo Planetario

     


“Ni el arte ni la Sabiduría son asequibles si uno no ha aprendido” Demócrito.


“Y, serán todos enseñados por Dios” Cristo


“Bienaventurados los mansos de corazón porque tendrán la tierra por heredad”


El final del ciclo planetario (1)


Mateo 24-36. “En cuanto a ese día y a esa hora, no lo sabe nadie, ni los Ángeles de Dios, sino sólo el Padre”


Mateo 24-14. “Se proclamará esta Buena Nueva del Reino en el mundo entero, para dar testimonio a todas las naciones. Y, entonces vendrá el fin”


Profecía de Isaías: “…como un cordero fue llevado al matadero…”
La primera profecía del final.


Daniel Cap. 12- 1, 3, 4, 5, 6, 7, 11, 12, 13. “En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente…etc. “Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la Justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad”. “Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará” “Y yo Daniel miré, y he aquí otros dos que estaban en píe, el uno a este lado del río, y el otro al otro lado del río”.

 

“Y dijo uno al varón vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río; ¿Cuándo será el fin de estas maravillas? “Y oí al varón vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río, el cual alzó su diestra y su siniestra al cielo y juró por el que vive por los siglos que será por tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo” “Y cuando se acabe la dispersión del poder del pueblo santo, todas estas cosas serán cumplidas”.

 

“Y desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días” “Bienaventurado el que espere, y llegue a mil trescientos treinta y cinco días” “Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días”

 

Bien, ésta es la primero profecía de Daniel. Cómo leemos se demuestra que la reencarnación existe: “Y Tu irás hasta el fin”. Ahora toca a ustedes meditar y hacer cálculos de los números y de las palabras. ¿A qué se refiere?: “se acabe la dispersión del pueblo”; “qué sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora”.

 

 

 

Capítulo *40*




Mis Caminos no son vuestros caminos ni Mis Pensamientos vuestros Pensamientos”, dijo el Padre de la humanidad.

 

He escrito 39 artículos para demostrar que su Palabra y la Enseñanza de la Verdad hablada por Él (Cristo) o el Padre en Él no la admiten las religiones actuales ni siquiera los que van por libres siguiendo otras doctrinas de hombres (llámense como se llamen) anteriores o posteriores a Cristo. Hay que meditar para saber quién o quiénes (energías) ocupan la facultad humana de la ilusión, porque si no vemos a éstas imposible descubrir a la “fantasía”. No cabe duda que somos esclavos del pensamiento (que tampoco vemos).

 

Hay que alcanzar la Luz del Padre (que trajo Cristo con sus Enseñanzas) para ver con los ojos del Alma, a través de los materiales (aunque éstos estén cerrados o abiertos) para estar seguros del Camino que llevamos. Somos más importantes para nuestras Almas y el Espíritu (dioses sois) que cualquier doctrina humana (sean quiénes sean). “La Palabra es del Instructor de la Humanidad” La Palabra es su Luz y por tanto del Padre de la Creación. Hemos nacido en este plano terrestre para evolucionar, no necesitamos a nadie para que nos lleven a los abismos o a los infiernos (de dónde ellos proceden) La Verdad está en nosotros como así mismo la mentira. ¡Nadie sabe más de nosotros mismos! La humanidad que se siente abandonada (piensa) es la que sigue a las diferentes doctrinas o religiones, porque no se responsabiliza con su Espíritu (diosas/es).

 

Las oscuridades (energías) almacenadas de las mentiras en sus Almas son las que hablan en contra de la Verdad (la Luz) y desde luego es mucho más fácil seguirlas porque no encuentran tropiezos y están encantadas/os por culpa de la energía que gobiernan su ilusión. Alcanzar el conocimiento de nosotros mismos es muy fácil, pero es necesaria la Sinceridad y desarrollar (soportar) con la Paciencia (aprehender de Ella) para alejar las mentiras de nuestra mente; del mundo afectivo; emocional o sexual. No permitir a nadie (desarrollar el Valor) que nos vengan con chismes porque son instrumentos de la mentira y de la calumnia.

 

No hay que ser muy inteligentes para ver a los políticos de todas las naciones (exceptos algunos) cómo la Verdad (la Justicia divina) ha sacado a la superficie (la Luz) la astucia en la que vivían: Robar. Llegó la hora para los rateros (bancarios, políticos de todas las siglas, amén). “Nada permanece oculto que la Luz no descubra” La Luz es la Vida en el Alma porque a través de los milenios ha tomado materias en diferentes Planetas, para superar la debilidad de ésta.