* La Justicia del Amor *

Capítulo *34*



=Nuevo alto en el Camino=

 

       Mateo Cap. 7 vers 21, 22 y 23. “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”; Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?”; “Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”.

 

     Todos sabemos que tenemos el Alma y el Espíritu pero, el Alma está en su prueba con el Amor. La Luz la transmiten (por medio de los milenios, desde el principio de los Apóstoles) con la “imposición de manos” de otra/o hermano porque te han visto (desde la Vía Láctea) qué quieres ayudar a los demás;  con tus palabras y hechos desinteresados: “Buscando tu Verdad”.

 

La Luz está en tus manos y qué haces con Ella. Al poco tiempo empiezas a escuchar las quejas de las personas y sus dolores. Sabes que no estás sólo. Te ofreces ayudar simplemente poniendo tu mano sobre el dolor o enfermedad y sientes qué ese dolor entra en ti al mismo lugar de tu cuerpo qué molestaba a la otra/o personas y sientes: ya no le duele y apartas la mano. Empiezan los agradecimientos, etc. Dices, Gracias a Dios, hermana/no, ve en Paz. En otra ocasión ya hablarás. Así pasan muchos años aprendiendo de dolores (qué no son tuyos) y hablando con ellos para convertirte en médico del Alma.

 

La energía de tu materia que llaman, Ego,  no te interrumpe porque sabe que está ahí porque te mantiene vivo, junto a tu Alma y al Espíritu a tu servicio, para fortalecer la del cuerpo con la energía del mundo procreador, nada más. ¿Qué vienen seres oscuros para robarte? Indudablemente. Pero lo aprendes con la práctica al sufrir de sus astucias. Ellos vienen a sustraer un poco de Luz, para mantenerse enganchado a tu Bien, para qué sus asuntos sociales (familiares, negocios) prosperen a tu costa, no para ayudar a nadie. Al cabo de los años cuando te has convertido en una mujer/hombre (el Alma) -diez metros y más que tu cuerpo físico- entonces se acabaron los vampiros, qué hablan en otras doctrinas y los Arcángeles les obligan a  devolver lo que han robado (la Luz) No importa qué el enfermo se encuentre en otros Continentes.

 

No es necesario estén en tu Presencia. Él que te guía ahora es tu Espíritu. La sanación no se aprende si no hay perfección del Alma, porque si la Energía (mal) del enfermo es superior al que está de mediador, se ha convertido en un ladrón, sin querer y por ignorancia. Su mal empeora al mediador. Más fácil es pedirla al Padre de la humanidad (Humildad); también sabe cómo se encuentra. Los habrán, desde luego y a esos sí escucha el Cristo planetario, por su fe, aunque no sepa nada de sí mismos.

 

El amor al prójimo trae como consecuencia sufrir el dolor ajeno en su propia materia y esperar qué la Misericordia de Dios lo aparte cuando llegue su hora. No puedes ir a ningún médico ni tomar ninguna medicina para aliviarte. Esa es la vida espiritual: Los que se dedican a poner sus manos a  distancia, en el enfermo, no han comprendido qué la izquierda recoge mientras la derecha cura. “Venid a Mí lo que estéis cargados y cansados que Yo os haré descansar” ”.  Juan. 15 vers 3.

 

“Ya vosotros estáis limpios por la Palabra que os he hablado”   

 

Capítulo *35*



       El que siembra

 

 

     Mateo Cap. 13 vers 37, 38, 39, 40, 41, 42 y 43: Respondiendo Él, les dijo: Él que siembra la buena cosecha es el Hijo del Hombre”; “El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino y, y la cizaña son los hijos del malo”; “El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los Ángeles”; “De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo”; “Enviará el Hijo del Hombre a sus Ángeles y recogerán de su reino a todos los sirven de tropiezo y a los que hacen iniquidad”; “y los echarán en el horno del fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes”; Entonces los justos resplandecerán como el sol en el Reino de su Padre. Él que tiene oídos para oír, oiga”. Las Bienaventuranzas: “Los mansos de corazón tendrán la tierra por heredad”

 

    Ya hemos leído la Obra qué debe hacer Moisés con sus Arcángeles: sobre todos los dirigentes religiosos de todos los sistemas que hay en el Planeta por ocultar las Enseñanzas de Cristo qué son las del Padre y también el nuestro. Han transcurrido 3.512 años desde la época de Moisés hasta hoy. Miles y miles de millones de personas seguidoras de las mentiras de mentes sujetas al poder del mundo: Satanás. Muchas veces me pregunto: ¿Qué importante tiene que ser el humano para interferir en su evolución, robándole las Virtudes (Luz de la Sabiduría) y las Energías de su mundo reproductor?

 

   Ahora leemos qué el Hijo del Hombre enviaría a sus Ángeles para separar la cizaña del trigo, brillando sobre el Planeta como el sol. Qué majestuosidad ver a los seres humanos a imagen y semejanza de sus Espíritus, cuando las Tinieblas del mal del mundo no permanezcan sobre el Planeta. No sólo los seres humanos sino la Naturaleza con todos sus Reinos: una visión sobrenatural fantástica. Leer El Viajero Eterno”: El encuentro con mi alma gemela. (No terminado)

 

Ahora leamos lo siguiente:

 

     Juan Cap. 8 vers 42, 43, 44, 45.” Jesús, entonces les dijo: Sí vuestro Padre fuese Dios, ciertamente me amaríais; porque yo de Dios he salido y he venido; pues no he venido de mí mismo, sino que Él me envió”;    “¿Por qué no entendéis mi lenguaje? Porque no podéis escuchar mi Palabra”; “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio y  no ha permanecido en la Verdad, porque no hay Verdad en él. Cuando habla mentira de suyo habla; porque es mentiroso y padre de la mentira”; “y, a mí, porque digo la Verdad, no me creéis”.

 

    Cristo habla de donde Él ha venido: del Inmenso Amor de su Padre para una humanidad Creada por Él, para trasformar sus Almas humanas en Celestiales. Él dijo: “Nadie será probado más allá de sus fuerzas” significa que el Padre cuida a sus criaturas para que el mal no se las lleve. Y conseguirá el Amor perfecto y divino cuando, ya purificado de tus malos hábitos, hayas aprendido a no desear, ni buscar, ni querer sino aquello que es felicidad, Sabiduría y Amor para todos los seres que te rodean.

 

    También he escrito qué los Ángeles y Arcángeles están en el mundo de nuestro Planeta: sean mujeres y hombres, haciendo la labor encomendada por el Padre de la humanidad. No debemos perder el “objetivo” de vuestros Espíritus siguiendo a nadie de lo que digan y menos las oraciones qué dicen son de Arcángeles. Vemos que los Arcángeles no están para eso. Su responsabilidad es la misma del ser humano: seguir las “Instrucciones” del Padre de la Creación.

 

 

 

 

Capítulo *36*



La Universidad de la Vida

 

     Hemos leído 35 artículos de las Enseñanzas de Cristo (la Verdad) oculta miles de años por todas las religiones actuales. A todos los seres humanos (incluyéndome) el conocimiento de la Verdad viene a ella/él por infinitos caminos hasta que despertándose ve el “objetivo” de su Vida: razón para la cuál está en el Planeta. Comprendo -indudablemente- que no todos somos iguales porque unos han sido Creados antes y otros después -si contamos los miles de millones de siglos que poseen nuestras almas- pero tampoco los Creados después van a ser marginados de los cielos, Cristo dijo: “Los últimos serán los primeros”.

 

Particularmente, cómo en otras épocas sé lo que he vivido, (todavía estoy en el Planeta) no dejo de pensar en ello, cuando vivo algunas “pruebas” por muy sutiles que entienda. Las personas son probadas de acuerdo a su concupiscencia -no significa qué la pruebe El Padre de la humanidad- sino del conocimiento qué ha de desarrollar (Luz en su Alma) para ir comprendiendo porque está ahí -sujeta a los placeres, intereses y deseos de la materia (Ego). En la misma prueba ve su salida: no serás probado más allá de sus fuerzas. De ella/él depende el esforzarse, saliendo cuanto antes de esas palabras o hechos en sus vidas (familiar, social, etc). Por esta razón -repito- cada cuál es probado de acuerdo a lo que trae a esta existencia. De la Verdad que han leído a las diferentes religiones va un abismo.

 

Estamos en la Universidad de la Vida, para convertirnos de alumnos a Maestros de nuestras Almas y continuar -cómo Viajeros eternos- aprendiendo de la Sabiduría del Padre de la Creación; cómo Cristo que visitó el Planeta para cumplir un Mandamiento de su Padre qué es el nuestro: “Entregar su Vida para volverla a encontrar (resucitar)”. Pero Él -no cabe la menor duda- seguirá aprendiendo -cumpliendo- las Leyes de su Padre que nada tienen que ver con las nuestras. No es igual un Catedrático a un maestro de primaria. Las personas deben ser conscientes de la sujeción a las energías del mundo del Planeta. A esas hay que vencerlas –cada cuál de acuerdo a su progreso- para liberarse de todas ellas. Hay que apartar el “Qué dirán”, porque sólo es una prueba; como a la Sinceridad, todos los supuestos malos son nuestros profesores, que nos ayudan a progresar.

 

La/él que dice: no puedo, debe pedir ayuda al Padre y a nadie más -aparten todas las mentiras de las religiones y a los metafísicos modernos, con sus Arcángeles- y comprobaran que sí pueden. Ahora, si quieren engañarse para ella/él lo hace; nadie más. Sí, hablo por mí mismo, me dirán que se cree usted -como he leído algunas/nos, aún escribiendo los Cap. y Vers de Cristo. El mal está en las personas y a “esos” hay que aportarlos, con “temperamento” y “carácter”; son dueños de sus propias vidas. Nadie va a venir a traerles cosas buenas desinteresadas -si han encontrado alguna/no, entonces es su hermana/no-. Bueno se me acabó el espacio. Qué Cristo os bendiga y os de su Paz.