* La Justicia del Amor *

Capítulo *20*


La Tierra y el mundo.

 

      Decidí escribir este artículo por la incomprensión que leo en diferentes comentarios, cómo se confunden al Planeta con el mundo y viceversa. El Planeta para los que crean, ha sido Creado por el Padre de la humanidad. Para los que no crean (una parte de los científicos) se pierden en conjeturas; para la otra parte (Premios Nobeles) manifiestan que es totalmente imposible que se hiciese sólo, no únicamente el Planeta sino Las Galaxias; Universos.

 

     En él vivimos todos los Reinos de la Naturaleza y de él se aprende de la Sabiduría del qué lo Creó. El ser humano debería aprehender también de su propia naturaleza, ¿cómo se comporta? Él no le dice a su hígado que funcione, ni tampoco a sus pulmones que respiren; nunca al corazón que haga su trabajo y así a todos los órganos de su cuerpo. El sistema muscular; eléctrico (los nervios); el cuerpo óseo, la misma piel, etc. Tenemos el cerebro y no sabemos qué rendimiento podemos aprehender de él. Nuestro cerebro es como un Universo en miniatura, igual ocurre con el corazón; el mundo emocional y el reproductor. Nos quedamos con lo que vemos en el espejo, más preocupados en embellecerlo qué en estudiarlo.

 

     El Planeta es un Ser vivo, como así mismo Los Reinos de la Naturaleza. Todos poseen la materia que protegen en un principio la Vida que guardan: “La Vida no se hizo para la materia sino ésta, para que la Vida evolucione. Es un medio que existe en este Planeta. Si la materia (Planeta) se destruyera, su Vida (la Sabiduría que en Ella hay) continuará existiendo y evolucionando:Los Tres Poderes de Dios: “Creador; Conservador y Restaurador”. Lo mismo ocurre con nuestra Alma y Espíritu. La materia se creó para que el “Ser”: (Espíritu); evolucione su Alma, aprendiendo -en este caso- de este Planeta gobernado desde hace miles de millones de años por las Energías malignas, para aprender superando con el Amor la “maldad” y el Alma respetando las Enseñanzas de la Sabiduría construya su Cuerpo espiritual a “Imagen y Semejanza del creado primero. El cite>mundo esclaviza a los seres humanos porque no hacen la Voluntad del Creador de la Vida que está en el “Ser” y, son instrumentos -médiums inconscientes- de las energías maléficas, para destruir desde sus hogares -cómo vemos cada día- a todos los Reinos de la Naturaleza del Planeta.

 

El ser humano posee su Alma y en Ella las Virtudes adquiridas en existencias pretéritas. Pero la astucia de los Yoes del mundo, que Siddhartha los llamó diablos, esclavizan al Alma y no la dejan hacer su Voluntad  -que es el motivo de su nueva reencarnación- para utilizarla y robarle la Luz de la Vida (Virtudes) y las energías de su mundo “reproductor”. Cristo dijo: “Al final de los tiempos, engañaran a mis propios Ángeles”  así pues, cada uno mire para sí mismo porque por ahora no se conocen.

    

 

 

Capítulo *21*



El Libre Albedrío

 

      Mateo Cap. 22 ver 36. “Maestro, ¿cuál es el Gran Mandamiento en la Ley?” (37) Jesús le dijo: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu Alma, y con toda tu mente” En otro vers, dice…con todo tu Espíritu. (38). “Este el primero y grande Mandamiento”. (39) “y, el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. (40) “De estos dos Mandamientos depende toda la Ley y los profetas”

 

“La Ley de los profetas”

 

     Mateo Cap. 7 vers 12. “Así que, todas las cosas que queráis que lo hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la Ley y los Profetas.

 

     Lucas Cap. 21 vers 19. “Con vuestra Paciencia ganaréis vuestras Almas”

 

     Evangelio según Juan.Cap. 7 vers 19. “¿No os dio Moisés la Ley y ninguno de vosotros cumple la Ley?

     Juan Cap. 15 vers 10.” Su guardareis Mis Mandamientos, permaneceréis en Mi Amor; así como yo he guardado Los Mandamientos de mi Padre, y permanezco en su Amor”.

 

     Juan Cap. 14 vers 21. “Él que tiene Mis Mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y él que me ama, será amado por mi Padre, y Yo le amaré, y me manifestaré a él”

 

     JuanCap. 3 vers 21.”Más el que practica la Verdad viene a la “Luz” para que sea manifiesto que sus Obras son hechas en Dios

 

     1ª Epístola Universal de Juan el Apóstol. Cap. 4 vers 18. “En el Amor no hay temor, sino que el perfecto Amor echa fuera al temor, porque el temor lleva en sí castigo. De dónde el que teme, no ha sido perfeccionado en el Amor”

 

El Bien y el Mal

 

     Del mal no vamos hablar porque cumplen con su Padre Satanás, padre de la mentira y homicida desde siempre. Además, los que se dedican hacer el mal, saben perfectamente que no podrán descansar y por tanto no dejarán de hacerlo. Pero, ¿qué ocurre con el Bien? Pues pasan los días sin realizar un Bien a sus hermanos de Creación y por las noches, sí pueden descansar pensando en el quehacer del día siguiente. Significa que el “mal” es más constante (cada día) y el Bien vive despreocupado mientras tiene salud, para seguir vegetando y se preocupará cuando empiecen los dolores. El Libre Albedrío está sujeto en un principio al Bien o al Mal, excepto aquella/él que busca su Camino se encuentre en momentos que no sabe por dónde seguir: ¿a la izquierda?; ¿derecha?; ¿de frente? No escucha nada; no siente nada; ¿qué hacer? Mejor es quedarse quieta/o hasta que el tiempo le hable en silencio.

 

¿Por qué es el Grande Mandamiento?

 

     Sencillamente tenemos la vida. Desde un principio de la Creación “La Esencia de la Vida” empezó su evolución en el mar. Ha recorrido todos los Reinos de la Naturaleza hasta convertirse en alma animal y al cabo de miles de existencias en ese Reino se insertó en el Reino humano. Humano con Alma animal. Han pasado muchos millones de años y esa alma animal todavía se encuentra en el Ser humano, con su cerebro (Instintos) animal que gobierna el corazón, el aparato reproductor y no sé cuántos órganos más.

 

    Llegamos a este tiempo, siguiendo doctrinas distintas en vez de ajustarnos al “Soy el Camino, la Verdad y la Vida, nadie va al Padre sino es por Mí”. El único que trajo Las Enseñanzas del Padre fue Cristo. Incluso los judíos creían después de muertos iban al infierno. Él fue quién Enseñó que Dios es de vivos no de muertos. Se puede estar vivos para la vida material pero, muertos para la espiritual. Él fue el que Enseñó el Camino al Amor: la Vida; la Verdad; la Sabiduría. Muchos confunden (y, me reprochan cómo conocedor de la Verdad Absoluta) y complican a la Verdad aprendida, con la Verdad Absoluta, ésta, es de Dios y los seres humanos debemos desarrollar el Alma con la Verdad experimentada de Él. 

 

 

 

Capítulo *22*


   

 “y, el segundo es Semejante: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” “De estos dos Mandamientos depende toda la Ley y los Profetas”


     Mateo Cap. 7 vers 12. “Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la Ley y los Profetas. 


     Lucas Cap. 21 vers 19. “Con vuestra Paciencia ganaréis vuestras Almas”


     Todos los seres humanos actuales que habitan el Planeta tierra; sí sienten el Bien son creaciones del mismo Padre y aquellos que están en el mal, por las circunstancias que sean, también son de Dios, porque por sus Almas (negras) esta la “Esencia divina de su Creación”. Nosotros no somos capaces de hacer ningún mal  a nadie ni siquiera a los Reinos inferiores, por el contrario buscamos la forma de cuidarlos; estamos en el Bien. Debemos practicar el Bien por el Bien mismo, con nuestros semejantes, sean de la raza que sean, porque todos estamos Creados de la misma forma.


“Somos hermanos de Creación” ¿Qué significa el Bien? Epícteto dice:”Si quieres algo bueno, alcánzalo por ti mismo “Todos los seres humanos “sienten” el “Bien” ¿Cómo profundizar en él para cambiar a la humanidad de tal manera, que no se vea involucrada en el mal? Haz Bien y no mires a quién. ¿Cómo comprender al supuesto enemigo, al recibir una mala palabra, gestos, calumnias, indiferencia, venganzas, etc.? Su alma no ha sido porque es Creación divina. Es el mal que vive en su cuerpo (llamémoslo como se le llame) no deja de ser su mal.


¿Entonces por qué sentir Rencor o devolverle la misma moneda? Hay que mantener la serenidad o la Paz y comprender que está atropellada/do. El mal no ha conseguido su propósito dejándolo en nuestra alma (su raíz putrefacta) y continuamos igual con la Paz en nosotros mismos. Así, se desarrolla el Amor hacia el hermano por la Comprensión y la Paciencia. No amándonos a nosotros mismos alcanzaremos el Amor. Nos convertiremos en egoístas y jamás haremos el Bien: amores propios.


     Lucas Cap. 21 vers 19. “Con vuestra Paciencia ganaréis vuestras Almas”.


    Mateo Cap. 9 vers 13. “Id pues y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificios”: Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento”.

    De la misma forma que leemos debemos pensar: la Virtud de la Paciencia fue Creada por la Sabiduría para que el ser humano se proteja a sí misma/o, como la Prudencia -cómo dijo Salomón-: “La Prudencia te guardará”. La Paciencia no es fácil de desarrollar. Al principio ponemos la Voluntad para escuchar -en las pruebas- cuando tengamos prisas. Escuchamos para Comprender y lo que podamos aguantar, sino nos despedimos, con alguna disculpa.


Ahí comprenderemos la capacidad de la Paciencia en nosotros. Hasta que llegue el momento de ver a esa hermana/no sufriendo y la Virtud de la Bondad tratará de ayudarla/le. La Sinceridad abre el Camino a la Paciencia y la Comprensión -porque aparta la oscuridad de la mentira-; en nosotros está la Bondad y la Prudencia para guardar al  Alma. La iglesia católica está llena de “sacrificios” pero la Misericordia brilla por su ausencia. Está prohibido cómo leemos las expiaciones, porque no son Enseñanzas de Cristo. La iglesia católica -como otras doctrinas- las utiliza porque es un bien económico para sus arcas.