* La Justicia del Amor *

Capítulo *18*

 

     Practicar el Amor hacia los demás es correcto, pero el mal es muy listo, más que la Sabiduría de su Bien, no la de su Amor. Sólo practicando el Bien o el Amor hacia los familiares o amigos no sirve de mucho, porque vemos que nos compensa sino con los demás. Los que creemos que son nuestros enemigos -aunque sean familiares o amigos- sin saber la mano izquierda lo que hace la derecha, en lo posible. Tampoco podemos hacerle un Bien a su Interés, porque vendemos nuestra Luz al mal.

 

Habrá que esperar a un próximo encuentro e intentarlo de nuevo y analizar su aptitud; cerciorarse de su entendimiento, porque es posible el engaño, para sujetar su amistad a su conveniencia, terminando por robarle algo de su Alma. Como dice Cristo: “Astutos como serpientes y mansos como palomas” No quiero entrar en temas sexuales cuando se menciona el Amor en las relaciones de enamora-miento, nacidos del deseo animal que está en el humano -mujer u hombre- sean afectivos, emocionales o simplemente mentales.

 

El Amor jamás es interesado, no tiene prisas para nada; aunque lo escriba y el mal lo lea, siempre meterá la pata porque la rapidez es superior a lo que analice. El Amor anhela comprender y ayudar para solucionar cualquier mal entendido; no piensa en la cama como único fin de una relación. Tampoco se enamora del físico porque Ella/ Él sabe lo que está debajo de los ojos y de las materias. Simplemente el Amor rechaza al mal en la mujer u hombre que viene para dejarle su mal y robarle su Bien.

 

El deseo es el que se precipita alcanzar  aquello que es para su engaño, dominado por el interés de una u otro. Si la Amistad hay que probarla primero para saber hasta dónde llega, ¿cómo no vamos a vigilar su supuesto Amor?,  lo más grande alcanzado con tantos sufrimientos, sacrificios y muertes de las existencias de nuestras vidas, para permanecer incólume en la materia, sea en ésta existencia u otras.

 

     He leído el evangelio de Juan, no San Juan. Él hace una diferencia de creer en Cristo a creer “a” Cristo. El que busca a Cristo, sin leer nada de Él, ni pertenecer a ninguna religión, debe preguntarse en cada momento: “Qué haría Cristo en mi lugar” Entonces se santifica por sí mismo. Pero si sigue las doctrinas del Antiguo testamento con el dios Jehová, está perdido porque piensa que ama a ese dios que es homicida desde la antigüedad con los judíos.

 

La fe por la fe, tampoco va a ningún sitio porque le falta la perfección y a través de los años seguirá cometiendo los mismos errores. Unirse las iglesias evangelistas, a la católica es perder su Alma porque la católica actualmente no tiene una Verdad de Cristo. Dice: Jesús de Nazaret llamado el Cristo. No tiene idea de la verdad. No sabe por sí mismo quién es Cristo. 

 

Capítulo *19*


“Queremos que Dios se adapte a nuestro capricho, pero, no queremos aplicar su Voluntad”

 

Si ajustáramos el pensamiento de que procedemos de la divinidad y ésta es el Padre de los dioses y de los hombres, nadie tendría un pensamiento innoble o miserable sobre sí mismo. 

 

Pero, ¿qué ocurre? Mezclamos las dos cosas -el cuerpo común con los animales; el otro la razón y pensamiento comunes a los dioses- uno, se inclina hacia aquel parentesco, desdichado y mortal y, sólo unos pocos hacia el parentesco divino y bienaventurado. Epícteto.

 

Juan Cap. 14 vers 21: “El que tiene Mis Mandamientos, y los guarda, ese es el que me ama; y el que me ama, será amado por Mí Padre y Yo le amaré, y me manifestaré a él”.

 

Salmos Cap. 82 vers 6: “Yo os dije sois dioses y todos vosotros hijos del Altísimo”

 

Juan Cap. 10 vers 34: “¿No está escrito en vuestra Ley?: Yo dije, dioses sois”

 

Epícteto estuvo en la tierra en los años 50 después de Cristo. Han pasado muchos siglos y los seres humanos actuales -de preexistencias a existencias - parece que no se han responsabilizado de sus Espíritus, los cuáles son “dioses”. El Padre de la humanidad dijo: “Os he Creado a Imagen y Semejanza Mía”. ¿Tan difícil es de entender que sois diosas/es? 

 

 

     ¿Cómo se puede escribir: “mi alma descansa en Jesucristo -con una imagen que nada tiene que ver con Él- y después no cumplir con su Mandamiento: “No te harás imagen y escultura alguna que esté en los cielos, en la tierra ni debajo de las aguas de la tierra? Ni las adorarás  ni las venerarás. ¿Cómo se puede estar creyendo -con su imagen en fotos- de María como Virgen y madre de Dios -que tampoco se parece a ella- incumpliendo el Mandamiento de su Hijo: Cristo? ¿A quiénes están engañando? ¿En dónde está el razonamiento objetivo del Entendimiento de su Alma?

 

No sólo me refiero a los católicos; los seguidores de Siddhartha (Buda) con imágenes inventadas por los brahmanes hindús  para sus negocios, convirtiéndose en fanáticos e idólatras, de todos aquellos que también inventan imágenes de los Arcángeles, pidiéndoles protección incumpliendo el Mandamientos de Cristo? Luego hablan del Cosmos; del universo; poseyendo el miedo y el temor dentro de sus cuerpos, sin conocer el Amor. ¿Por qué? Sencillamente el Amor aleja el temor y el que teme, a lo que teme eso le sobrevendrá. Porque es el pensamiento de su Ego, quién atrae a lo que teme.

 

No es su Alma ni su Espíritu sino el mal en ella/él. ¿En dónde están las diosas/dioses que tienen que pedir ayuda, cuando ellos poseen su Espíritus con los mismos dones de Ángeles, Arcángeles, etc.?  ¿Qué fantasía crea la ignorancia para decir que escuchando una determinada música se calma la tierra? Aquí en Facebook alguien dice que le habló Cristo y al día siguiente sale otro con el mensaje del Padre. Aunque sea cierto, qué falta de Humildad.

 

Todos presumiendo delante de gentes que no les conocen sin estar al tanto en absoluto. No saben el Nombre de sus Almas y por ende de sus Espíritu. Jamás han visto a sus Espíritus y siguen y adoran imágenes inventadas por el diablo de roma, porque éste incumple los Mandamiento de Cristo. Ya lo dijo Cristo: Satanás, padre de la mentira y homicida desde siempre.