* Heráclito *

BIOGRAFÍA

 

Heráclito nace en Efeso, en el seno de una familia aristocrática que había reinado durante largos años en el país, y hereda de su padre, Bloson las funciones sacerdotales. Efeso y la mayor parte de Grecia estaba en ese momento bajo el dominio persa. En el 520 a.c. Se inicia el período de formación de Heráclito, seguro recibió las enseñanzas de Anaximandro, el discípulo de Tales y de Anaxímenes, el últimorepresentante de la importantísima y famosa escuela filosófica de Mileto.

En el 540 es el apogéo de Heráclito que coincide con el de la Olimpiada 59º. Pero, a pesar de los honores púbicos que recibía y del prestigio que alcanzaban sus doctrinas, Heráclito no parece haber abandonado nunca una actitud fría y distante con sus compatriotas. Poco después se retiraría al templo de Artemisa. Rechaza el pedido del rey Darío, que le ofrecía un puesto destacado como consejero y maestro, aduciendo que le bastaban muy pocas cosas para vivir. Sin embargo siguió ejerciendo gran influencia como miembro del partido aristocrático, opuesto a la mayoría de los efesios, que comenzaban a rechazar el dominio persa.

Heráclito renuncia, a favor de uno de sus hermanos, al título de Basileus (es decir, rey nominal), que le correspondía por herencia. Diógenes Laercio afirma que por esta época Heráclito se retiró a vivir en las montañas, huyendo de la sociedad, y que sólo se alimentaba de hierbas silvestres. 498 a.c. Estalla en Grecia la revolución contra el dominio de los persas. Sólo Efeso, donde el partido aristocrático continuaba ejerciendo una influencia determinante, no se une a la rebelión. Se cree que por esa época el rey persa Darío y el filósofo griego heráclito intercambiaron numerosas cartas.

 

La Sabiduría Presocrática

 

Las doctrinas de Heráclito se conservan en fragmentos, cuyas fuentes son citas, referencias y comentarios debidos a varios autores, entre ellos Sexto el Empírico, San Clemente, Diógenes Laercio, Hipólito, Jámblico, Plotino, Plutarco, Porfirio Estobeo, Teofrastro, y los tres grandes de Grecia: Sócrates, Platón y Aristóteles. Heráclito es considerado el fundador del pensamieto dialéctico, que muchos siglos más tarde alcanzó su despliegue en la obra de Hegel. Para el filósofo de Efeso “todo se produce mediante una lucha y de manera necesaria”.

Heráclito era magnánimo en comparación con cualqueira y desdeñoso, como es también evidente por su libro, en el cual dice “el mucho aprender no da conocimiento, de otro modo se lo habría dado a Pitágoras”.

Cuando los efesios le pidieron que estableciera leyes, rehusó alegando que la ciudad estaba ya regida por una mala constitución. Se retiró al templo de Artemisa, donde jugaba a las tablas con los niños. Como los efesios le rodearan les dijo: ¿De que os amobráis, desdichados? ¿Es que no es mejor hacer esto que dedicarse a la política con vosotros? Fue admirable desde niño y cuando era joven solía repetir que él nada sabía, y, sin embargo, al convertirse en hombre cabal afirmaba conocerlo todo. No fue discípulo de nadie, sino que dijo que él mismo había investigado y aprendido todas las cosas por sí mismo. Soción declara que algunos habían dicho que fue discípuo de Jenofonte.

 

Heráclito

* Sentencias *

 

Aunque este Logos existe siempre, los hombres son incapaces de comprenderlo, lo mismo antes de oír hablar de él que después que han oído hablar de él la primera vez. En efecto, aun sucediendo todas las cosas según este Logos, parece que no teien experiencia alguna de él, aunque sí que reconocen por experiencia palabras y hechos como los que yo expongo, cuando distingo cada cosa según su naturaleza y explico cómo es.

Pero a los demás hombres, como les pasan desapercibidas cuantas cosas hacen mientras duermen, del mismo modo les pasan inadvertidas cuantas hacen despiertos.

Por ello es necesario seguir a lo común. Pero siendo el Logos común, la mayoría vive como si tuviera una inteligencia particular.

Si la felicidad residiera en los placeres del cuerpo, proclamaríamos felices a los bueyes cuando encuentran para comer arvejas amargas.

Y dirigen or ciones a las estatuas, como si uno se puesiera a hablar con los edificios; pues no conocen quienes son los dioses ni los héroes.

Pues todo animal se alimenta a base de lucha.

¿Cómo se ocultaría alguien a (ese fuego) que nunca se oculta?

Pues la mayoría de los que vienen a mi en cuentro no piensan en cosas semejantes, ni después de aprenderlas las conocen, pero se imaginan saberlas.

Si no se espera, no se encontrará lo Inesperado, que es difícil de encontrar e inaccesible.

Reprobando que algunos fueran incrédulos dice Heráclito: Hay que escuchar, cuando no se sabe ni siquiera hablar.

Y naciendo quieren vivir y tener su muerte, o más aún descansar, y dejan hijos para producir nuevas muertes.

El hombre enciende luz para sí mismo en la noche, cuando cierra sus ojos muriendo (a esta vida), pero mientras está vivo, al dormir, con sus ojos cerrados parece un muerto, y estando despierto parece un dormido.

A los hombres al morir les aguardan cuantas cosas no esperan ni sospechan.

El mejor reputado conoce y guarda las apariencias. Y, sin embargo, la justicia alcanzará tiambién a los creadores y testigos de cosas falsas.

Escuchando sin comprender, se parecen a sordos: el proverbio se aplica a ellos: presentes están ausente.

Es necesario que los filósofos se informen de muchísimas cosas.

La mucha erudición no enseña la sabiduría.

Pues una sola cdosa es la sabiduría, conocer la inteligencia que gobierna todoas las cosas por medio de todas las cosas.

Mas vale apagar el orgullo que un incendio.
Es necesario que el pueblo luche en defensa de la ley como por sus murallas.

Marchando no encontrarás los límites del alma, ni aún recorriendo los caminos. Tan profunda causa tiene.

No nos paresuremos en nuestras conjeturas sobre las cosas más esenciales.

Uno para mi vale diez mil, si es el mejor.

La armonía invisible vale más que la visible.

Guerra es el padre de todas las cosas y el rey de todos, a unos los hizo dioses y a otros hombres, a unos convirtió en esclavos y a otros en libres.
Es dificil luchar con el corazón. Pues lo que quiere se compra con la vida.

La mayoría de las Cosas Divinas escapan al conocimiento por falta de fe.

Un hombre tonto suele entusiasmarse con cualquier palabra.

Para los que han despertado hay un solo y mismo mundo, mierntras que cada uno de los que aún duermen está vuelto hacia el suyo particular.

¿Cuál es su inteligencia o su comprensión? Obedecen a los aedos del pueblo y usan como maestro a la muchedumbre, sin saber que la mayoría es mala y que pocos son los buenos.

De cuantos escuché discursos, ninguno llega al punto de reconocer que la sabiduría está aparte de todas las cosas.

No es mejor que sucedan a los hombres cuantas cosas quieren.

La virtud más grande es el ser moderado y la sabiduría es hablar cosas verdaderas y obrar según naturaleza, conociéndola.

Hay posibilidad par atodo hombre de conocerse a sí mismo y ser sabio.

Que no os falte la riqueza, ¡oh Efesios! para que quede demostrada vuestra mala conducta.

El mucho aprender no dá conocimiento.